Preparación

1

Extraemos la crema de 16 de las galletas y la reservamos en un cuenco.

2

Derretimos la mantequilla y la añadimos a las galletas resultantes tras la separación de la crema trituradas. Obtendremos una masa oscura y espesa, la cual extendemos sobre un molde (desmoldable preferiblemente) para formar la base y lo reservamos en la nevera mientras preparamos el resto.

3

Trituramos los caramelos. Si dispones de una batidora de vaso potente esta será la manera más sencilla. Si no, con un mortero y más paciencia.

4

Ponemos las láminas de gelatina en agua durante 5 minutos, la escurrimos y disolvemos en las 3 cucharadas de leche caliente. A esta mezcla le añadimos la crema de las galletas y el queso en crema.

5

Batimos la nata a punto de nieve y le añadimos unas gotitas de colorante verde (ve probando poco a poco, hasta obtener el color deseado).

6

Añadimos los caramelos triturados y, poco a poco, vamos añadiendo la masa del queso con el colorante.

7

Divide la masa resultante en 2 partes y reserva una pequeña porción a parte para el adorno.

8

Saca el molde con la base de la nevera y añádele la mitad de esta masa y añadimos una cama con las galletas a las que no hemos extraído la crema ni triturado), echamos la otra parte de la masa, alisamos bien y metemos en la nevera un mínimo de 6 horas.

9

PREPARACIÓN DE LA COBERTURA: Derretimos el chocolate poniéndolo al baño maría o en el microondas (si vas a hacerlo en el microondas ten cuidado con los tiempos). Mezclamos con la nata y extendemos sobre la tarta. Con una manga pastelera, utiliza la parte de la mezcla para hacer adornos sobre la cobertura de chocolate.