Preparación

1

En primer lugar ponemos a montar la nata bien fría hasta que forme picos. Te recomiendo que metas las varillas de la batidora y el bol en el congelador para que la nata monte mucho mejor.

2

Una vez montada la nata añade la leche condensada y los toffees derretidos (puedes hacerlo al baño maría o en el microondas) y mezcla todo con movimientos envolventes hasta que todo quede bien integrado.

3

Ahora mételo en el congelador y para evitar que cristalice remueve cada 30 minutos durante dos horas.

4

¡Y listo!

Ya habéis visto lo sencillo que es de elaborar y de sabor increíble.